¿Por qué la inmersión es importante para aprender un idioma extranjero?

Si piensas por un momento en a quién le resulta más fácil aprender idiomas nuevos, la idea probablemente más popular es que los niños son quienes tienen mayor facilidad para los idiomas.

Esto es cierto, por supuesto, ¿pero por qué es así? También son buenos aprendiendo otras cosas que no son idiomas: reglas de juegos, fórmulas, suelen tener buena memoria… En definitiva, no es raro que consideremos que los niños son como esponjas. 

Si nos fijamos en los niños hay algo que también es curioso y que marca una gran diferencia con los adultos: les encanta la repetición. En mi caso no estoy seguro de cuántas veces he visto a película Frozen, pero creo que debe ser un número de veces que se acerca a las 3 cifras. Los niños no se aburren repitiendo y eso les da una ventaja competitiva clara a la hora de aprender.

Intentemos trasladar esto al mundo adulto y al mundo del aprendizaje de idiomas. Estoy seguro de que, si alguien nos dice en japonés “oh, muchas gracias por el regalo, me encanta” la mayoría podríamos identificar 1 palabra, aunque no hablásemos japonés. La palabra Arigato nos resulta familiar y es porque hemos tenido una exposición grande a la misma. Y hemos tenido una exposición grande porque dar las gracias en un idioma suele ser el mínimo más mínimo de la comunicación. Igual que saludar.

Con la inmersión lingüística ocurre lo mismo, una vez te encuentras en un lugar donde se habla un idioma que no conoces, tus necesidades no desaparecen. Necesitas ir a la compra, ir a una entrevista de trabajo, o simplemente entender a la vecina cuando te pregunta algo. La inmersión presupone que donde antes tus necesidades eran decir “hola” y “gracias”, ahora esas necesidades incluyen muchas más cosas. Esa necesidad hace que tu cerebro comience a hacer asociaciones entre palabras que no conoces.

Es una situación dura que nace de la necesidad, lo ideal en este caso son cursos de idiomas en medio de una experiencia de inmersión lingüística. Que alguien te explique cómo se dice algo en alemán o te ayude con el vocabulario de ese idioma para que cuando salgas a la calle, hables con tu compañero de trabajo o de clase puedas hacerlo desde una base.

Los cursos de idiomas se muestran inefectivos cuando ocurren en un vacío, es decir, cuando el momento en que necesitas hablar inglés es exclusivamente la clase de inglés. Los cursos de idiomas en el extranjero o en escuelas internacionales tienen un resultado mejor ya que por lo general tienes la necesidad de comunicarte en otro idioma si el entorno es un país extranjero o, aunque sea el tuyo, hay una gran cantidad de estudiantes que hablan otro idioma.

Los cursos de idiomas se muestran inefectivos cuando ocurren en un vacío, es decir, cuando el momento en que necesitas hablar inglés es exclusivamente la clase de inglés

El aprendizaje también es más efectivo cuando se asocia a buenas experiencias. Aprender idiomas nuevos es una experiencia que tiene que ser divertida, teniendo una parte de esfuerzo, pero sale mucho mejor si utilizas tus conocimientos de inglés o alemán para conseguir algo que te reporte satisfacción o que sea divertido. 

Un curso de inglés o alemán o de cualquier idioma extranjero no es más que una parte de la experiencia. Al igual que los juegos se aprenden leyéndose las reglas y luego jugando, si quieres aprender inglés necesitas ir y comunicarte con alguien en ese idioma. Preferiblemente sin el colchón de seguridad de que ese alguien también hable español. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

twenty + five =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

× How can I help you?